Inteligencia Artificial y Creatividad

En el reciente Festival de Cannes Lions, James Manyika, destacado experto en tecnología, abordó el tema de la Inteligencia Artificial (IA) y su relación con la creatividad. A medida que avanzamos en la historia, impulsados por la curiosidad, la creatividad y la necesidad, los seres humanos siempre hemos ido más allá de los límites de lo posible. Todos los períodos de descubrimiento e innovación comenzaron con alguien imaginando posibilidades. Esto también se aplica al arte, donde la imaginación se ve estimulada por aquellos que se atreven a explorar nuevos medios, métodos, temas o cualquier otra cosa que desafíe la norma establecida. A veces, la tecnología actúa como musa, abriendo fuentes de creatividad inexploradas.

Un buen paralelo para entender este momento es la historia de la fotografía. Cuando la fotografía hizo su aparición, muchos temían que supusiera el fin del arte, ya que amenazaba con desplazar áreas significativas de trabajo como la pintura de paisajes o retratos. Sin embargo, de muchas maneras, resultó ser todo lo contrario. Liberados de la necesidad de reproducir fielmente la realidad, los pintores exploraron nuevos caminos, lo que dio lugar al surgimiento del impresionismo, el modernismo y mucho más. Al mismo tiempo, la fotografía se convirtió en una forma de arte propia, entrelazada y potenciada por la tecnología. En Google, visualizamos un potencial similar para la IA: ayudarnos a conectar, ser más productivos y liberar nuestra imaginación. Nos entusiasma la interacción entre la creatividad humana y la IA, una sinergia que no busca reemplazar, sino mejorar, capacitar y liberar.

La Interacción entre la Inteligencia Artificial y la Creatividad Humana: Potenciando el Futuro

Para entender mejor esta relación, el Vicepresidente del Google Creative Lab, Robert Wong, compartió en el escenario ejemplos de cómo él y su equipo han estado utilizando herramientas de IA desarrolladas por Google Research en su trabajo. Algunos ejemplos destacados incluyen:

  1. AI-Reply: Utilizando PaLM 2 y MakerSuite, se ha creado una herramienta experimental de IA que genera respuestas preliminares a los comentarios de usuarios de YouTube. Un gestor de comunidad evalúa, selecciona y edita las mejores opciones generadas en el tono amigable de la campaña “Best Phones Forever”.
  2. StyleDrop: Generación de logotipos e iconos creativos y novedosos, en línea con la marca Google Android, utilizando esta herramienta de IA.
  3. DreamBooth: Entrenamiento de un modelo de IA con imágenes propias para generar infinitas selfies.

Estas demostraciones dejan en claro que el producto final más sólido no proviene únicamente de la IA, sino de la combinación de la IA con personas curiosas, creativas y empáticas. El ingrediente más importante no es la IA en sí misma, sino los seres humanos. Aunque es emocionante ver las posibilidades que existen hoy en día, también creemos que es imperativo adoptar un enfoque responsable hacia la IA. La construcción responsable de la IA debe ser un esfuerzo colectivo que involucre a investigadores, científicos sociales, expertos de la industria, gobiernos y personas comunes. Además, es importante reconocer que la IA es una tecnología emergente que aún se encuentra en desarrollo y que planteará nuevos desafíos que debemos abordar mediante la innovación.

Como mencionó Robert durante su intervención, las personas creativas prosperan en tiempos de cambio, ya que son las primeras en probar cosas nuevas, reinventar reglas, empujar los límites y expandir las posibilidades para todos. Su consejo para aquellos que sienten curiosidad pero están cautelosos es simplemente empezar: experimentar con la IA y probar algunas de las nuevas herramientas disponibles. ¿Qué posibilidades ves? ¿Qué cosas puedes imaginar? Estamos en un momento emocionante en el que podemos lograr mucho y debemos hacerlo bien, juntos.

James M. Manyika es un académico, consultor y ejecutivo empresarial zimbabuense-estadounidense. Es conocido por su investigación y beca en la intersección de la tecnología y la economía, incluida la inteligencia artificial, la automatización robótica y el futuro del trabajo.