El consumo de energía en los hogares: La calefacción sigue siendo el uso principal

Blog

El consumo de energía en los hogares es un tema de suma importancia, y según el reciente Informe de Consumo de Energía Residencial publicado por la Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés), el calentamiento de los hogares continúa siendo el principal uso de consumo energético en los Estados Unidos. Esto puede resultar sorprendente para algunos, pero tiene sentido considerando que los estados más fríos consumen más energía que los estados más cálidos.

El consumo de energía en los hogares: La calefacción sigue siendo el uso principal

Un vistazo a los hallazgos del informe

El informe, que evalúa el uso de energía en los hogares a partir del año 2020, ofrece una visión detallada del consumo energético a lo largo de los 50 estados y el Distrito de Columbia. Esto proporciona una valiosa oportunidad para comparar el uso de energía en los hogares entre los diferentes estados.

Según Joe DeCarolis, Administrador de la EIA, esta comparación estatal del consumo energético residencial es un hito importante en el estudio de la energía en los hogares. Permite comprender cómo varía el consumo y los gastos energéticos en todo el país, según el clima y las fuentes de energía utilizadas.

Diferencias regionales en el consumo de energía

Las diferencias regionales en el consumo de energía son evidentes. Por ejemplo, en New Hampshire, uno de los estados más fríos, los hogares gastaron un promedio anual de $981 en calefacción en 2020. El combustible de calefacción más comúnmente utilizado en este estado fue el combustible de calefacción a base de petróleo, utilizado por el 40% de los hogares. En contraste, en Louisiana, un estado mucho más cálido, los hogares solo gastaron en promedio $244 al año para calentar sus hogares, y el 62% de ellos utilizaron electricidad como fuente principal de calefacción. Otros combustibles utilizados incluyeron gas natural y propano.

El uso de sistemas de aire acondicionado

El informe también analizó el uso de sistemas de aire acondicionado. Casi el 90% de los hogares en los Estados Unidos utilizaron algún tipo de aire acondicionado en 2020. Aunque el aire acondicionado representó aproximadamente el 9% del consumo total de energía en todos los hogares, su uso varió ampliamente entre los estados.

En Florida, el aire acondicionado representó el 28% del consumo total de energía en los hogares, mientras que en Maine solo representó el 2%. Además, el informe reveló que los habitantes de Arizona gastaron un promedio de $658 al año en aire acondicionado en 2020, mientras que los habitantes de Alaska solo gastaron $55.

Otros usos de energía en los hogares

Además del calentamiento y el aire acondicionado, el informe examinó el consumo de energía en otros aspectos del hogar. En promedio, los hogares gastaron $91 en iluminación en 2020, lo que equivale a un promedio de 654 kilovatios-hora. En comparación, en el estudio realizado en 2015, el gasto promedio fue de $147 y 1,105 kilovatios-hora. Es notable el aumento en el uso de bombillas de luz LED, ya que solo el 4% de los encuestados informaron haberlas utilizado para la iluminación interior en 2015, mientras que en 2020 ese número se elevó al 47%.

El consumo de electricidad para la refrigeración también presentó variaciones por estado. Por ejemplo, los hogares en Washington, D.C. consumieron un promedio de 610 kilovatios-hora para la refrigeración, y solo el 15% informó tener un segundo refrigerador. En el otro extremo, los hogares en Georgia consumieron un promedio de 928 kilovatios-hora para la refrigeración, y el 37% tenía un segundo refrigerador.

La relación entre inseguridad energética y costos

El informe señaló que los hogares con inseguridad energética pagaron más por su consumo de energía en comparación con los hogares que no experimentaron inseguridad energética. Mientras que el costo promedio de energía por pie cuadrado en los Estados Unidos fue de $1.04, los hogares con inseguridad energética pagaron un promedio de $1.24, en contraste con los 98 centavos pagados por los hogares sin inseguridad energética.

Bill McNary, estadístico encargado de la encuesta, explicó que no se pretende llegar a conclusiones sobre las razones por las cuales las familias con inseguridad energética pagan más por la energía. Sin embargo, otros estudios sobre el tema han concluido que existe una correlación entre la calidad deficiente de las viviendas, el equipamiento ineficiente y los ingresos más bajos.

Perspectivas futuras

Este informe representa la decimoquinta edición del estudio, que se lleva a cabo desde 1978. La encuesta recopiló datos de casi 18,500 hogares seleccionados estadísticamente para representar los 123.5 millones de unidades de vivienda ocupadas como residencias principales.

A medida que avanzamos hacia el futuro, es esencial tomar medidas para reducir el consumo de energía en los hogares. Además de utilizar termostatos inteligentes para un mejor control del uso de la calefacción y el aire acondicionado, existen otras medidas que se pueden tomar para ahorrar dinero y ser más eficientes energéticamente. Una opción a considerar es la instalación de una bomba de calor, que es un sistema de enfriamiento y calefacción eficiente desde el punto de vista energético. Además, el uso de bombillas de luz LED puede contribuir a reducir el consumo de energía en la iluminación del hogar.

En última instancia, al comprender mejor nuestro consumo de energía y buscar soluciones más eficientes, podemos reducir nuestros gastos y minimizar nuestro impacto en el medio ambiente. La energía en los hogares es un tema que nos concierne a todos, y es importante que trabajemos juntos para lograr un futuro más sostenible y energéticamente eficiente.

Referencias:

3 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *